Tag Archives: vainilla

Flan de leche condensada y huevos

19 Ago

Flan de leche condensada y huevos

El verano en Escandinavia comienza a expirar. Las vacaciones dicen adiós, pero debo reconocer que fueron fantásticas e intensas. Tuve la oportunidad de conocer a mi sobrino tocayo y es todo un encanto de ser. El reencuentro con mi hermano Yoryi, luego de casi 20 primaveras sin vernos fue especatacular, pero, sin lugar a dudas, lo que quedará grabado en mi para toda la vida ha sido la visita de mi madre a Estocolmo y su clase magistral – o mejor dicho maternal – con mi hija mayor (cómo hacer flan de leche condensada). Lo documentamos y eso queda grabado.

Todo esto es el resumen del precio de un emigrante y la distancia con los suyos, pero mi madre con su flan supo darle dulzura a las emociones fuertes. Hoy he seguido su receta. Ya recibí pequeñas críticas de parte de mi hija: El de la abuela es más sabroso, el caramelo era más rubio… Bueno, lo intentaremos nuevamente y buscaremos ése toque rubio que empasta mejor con el flan de leche condensada de mi mamá.

Normalmente presento en el blog todo el flan y cómo lo serviría en porciones, pero mantengo el flan completo en esta ocasión – es un poco sentir que mi madre está presente en el blog.

 

1 lata de leche condensada

la misma cantidad de leche que contiene la lata de leche condensada

6 huevos

1 cucharadita de vainilla líquida o en polvo

200g de azúcar blanca (para el caramelo)

 

Quemar el caramelo. Cuando tenga un color rubio intenso, colocarlo en el molde con mucho cuidado.

En un recipiente, abrir los huevos, adicionar la leche condensada. La leche de vaca, pasarla primero por la lata de leche condensada. Colocar la vainilla. Batirlo todo ligeramente rompiendo los huevos.

Cuando el caramelo del molde tome temperatura ambiente, incorporar la mezcla a este.

Con el horno previamente preparado a 175 grados, poner el molde sobre una bandeja de hornear profunda, con un trapo de cocina en su base. Por último colocamos agua en la bandeja hasta la mitad del molde del flan. De ésta forma cocemos a baño maria por espacio de 30 minutos. Antes de retirar el flan introducimos un cuchillo muy fino o un palillo para ver si sale seco: esta es la señal de que nuestro flan se encuentra listo.

 

Recomendaciones

Tener mucho cuidado con el caramelo

Panna cotta con mango

30 May

Pannacotta de mango

Hace unos días, la vida nos pasó una mala jugada. Alguien que estuvo muy ligado a mi juventud nos dejó. Nos dejó el autor de Para Barbara , En este barrio y, a mi gusto, el mejor interprete de India. Adiós Santiago, yo seguiré cocinando y escuchándote.

En casa de mi primo, Raúl Vilá, conicidíamos mucho, pues mi antiguo oficio de productor artístico y diseñador de iluminación nos llevó a trabajar juntos. Mi tía Elina, quien ya he mencionado en este blog entre otras cosas por su aporreado de pescado, invitó un día a comer a Santiago. Con la humildad que le caracterizaba aceptó, pero dejando claro que solo comía con cuchara. Sabíamos mi primo y yo que esto a la tía no le agradaba, pues es bien dada a las normas de un correcto comenzal. Sin embargo, un huésped es un huésped y esto prima. Para mi fue toda una liberación, pues yo también adoro comer con cuchara. A partir de ese momento, Santi fue un poco mi héroe particular y su manera propia de comer tuvo para mi tanto peso como su forma tan acústica de tocar su guitarra. Es por eso, entre otras cosas, que todavía te recuerdo y donde quiera que estés, te envío una panna cotta con mango, que va muy bien con una cuchara.

 

0,5 L de nata líquida

1 pistilo de vainilla

50g de azúcar blanca

6g agar agar (equivalente a 2 tiras de gelatina)

200g de mango

 

Poner la nata en un una cazuela a fuego medio, con el azúcar y el pistilo de vainilla previamente desprovisto de su interior. Al lograr el punto de ebullición, lo dejamos cocer a fuego lento por espacio de unos 5 minutos. Lo retiramos del fuego y en cuanto haya bajado de temperatura, adicionamos el agar agar, removiendo bien.

Situamos la panna cotta a temperatura ambiente en el envase que vamos a presentar dentro de la nevera por espacio de unas 2 horas.

La fruta la batimos bien en con mixer manual o estacionario y la colocamos encima de la panna cotta fría.

Flan de calabaza

7 May

Flan de calabaza

Debe ser por razones fonéticas que el flan de calabaza, a mi me recuerda al Marqués de Carabás. El flan de mi abuela no tenía botas, pero se devoraba tan rápido como las estocadas de aquel gato. En mi caso particular, la calabaza nunca fue santo de mi devoción – a pesar de que me tejían muchas leyendas con la calabaza y las pantorrillas, a mi me daba igual. Yo lo tenía claro: ni bailarín ni futbolista – ¿para qué tener unas buenas pantorillas? Creo que Maruja dio en el clavo con este postre y la calabaza comenzó a entrar en mi boca con gusto.

 

1 lata de leche condensada

800 g de calabaza

5 huevos

1 pistilo de vainilla

100 g de azúcar blanca

 

Flan de calabaza - ingredientes Flan de calabaza - fuente Flan de calabaza - entero

Romper los huevos y juntarlos con la leche condensada. Abrir el pistilo de vainilla a la mitad con un cuchillo pequeño. Limpiarlo bien, sacando toda la vainilla fresca y añadirla al huevo y la leche, removiéndolo todo.

Poner a cocer la calabaza (previamente pelada y limpia de semillas) con lo que queda de la vainilla. Cuando esté blanda, retirarle el agua. Al tomar temperatura ambiente, pasarla por un colador y con la ayuda de una cuchara mezclarlo todo.

Con el azúcar hacer un caramelo en una sartén a fuego mediano. Colocarlo en la base del molde y llevar toda la mezcla al molde con caramelo. Ponerlo al horno previamente calentado a 180 grados por espacio de una hora.

Retirarlo y virarlo sólo cuando esté frio despegando los bordes con la ayuda de un cuchillo fino.

Recomendaciones

La receta original de mi abuela llevaba una cucharadita de té de vainilla líquida concentrada aunque yo prefiero el pistilo fresco.

La forma de saber si el flan está listo, es pincharlo con un cuchillo fino o con un palillo. Si sale seco es la señal.

Cuidado al unir la calabaza:, de estar muy caliente, puede crear grumos.

No se debe batir como si de una tortilla se tratase, esto nos provoca espacios de aire en el flan que no son agradables.

Tatin de mango con mousse de vainilla

8 Ene

Tatin de mango

El Mango – que sabrosura. En Oriente hay una zona que se llama El Caney: por dios que mangos… Cada vez que como un mango en Europa recuerdo la infancia y el gozo de disfrutar bajo una mata de mangos atiborrándome de ellos. En Cuba hay más 100 especies, si no los han logrado exterminar con el monocultivo del azúcar.

Es una fruta que deberíamos explotar más en nuestra mesa, pues aparte de su sabor, textura y color, posee una riqueza inestimable.

 

1 mango grande

1 vaina de vainilla

2,5 dl nata líquida

2 cucharadas soperas de azúcar blanca

unas gotas de ron oscuro (puede prescindirse si participan los peques)

2p

 

El mousse de vainilla

Abrir la vaina de la vainilla, sacar todo lo posible, poner a cocer a fuego muy lento con 1 cucharada de azúcar y la nata. Cuando haya estado unos 5 minutos cociendo, retirar e incluir unas goticas de ron oscuro. Esperar que se enfríe a temperatura ambiente, montar y guardar en el refrigerador – con 1 hora es suficiente – o sea que esté frío.

 

El tatin de mango

Pelar y cortar el mango a lo largo, haciendo 2 grandes medias lunas. Poner a calentar la plancha de hacer crema catalana o disponer de un soplete de cocina, esparcir azúcar sobre el mango y quemar.

 

Atención: el ron, son solo unas gotas, sino la nata no monta.