Tag Archives: ají

Vaca frita

12 Feb

Vaca frita

Los cubanos somos tan sui generis con la forma de denominar que utilizamos para algunos de nuestros platos, lugares y bebidas. Nombres que bien parecen salidos de una novela Garcia Marquiana. Son tan singulares que hasta el más pinto del palomar se asombra.  Las Tetas de Maria Teresa o Maria la Gorda, paticruzado, ropa vieja… En fin, Serafín… Bien podríamos estar aquí con un sinfin de nombres interminables y que si no naciste en la mayor de las Antillas, podrías pensar que estamos refiriéndonos al Club de la Comedia o grandes bacanales con la danza de unos indios caribes. Yo sí naci en la mayor de las Antillas y debo confesar que a pesar de esto último, la primera vez que escuché el nombre de vaca frita imaginé una gran vaca frita sobre una gigantesca mesa devorada por nuestras tribus caribes.

1 kg de carne vacuna (falda o paleta)

2 cebollas

4 dientes de ajo

2 limones criollos (lima en Europa)

2 ajíes (pimiento morrón)

aceite de oliva

orégano

comino

pimienta negra

1 ramillete de perejil

1 hoja de laurel

sal

Cortar la carne en cubos de 8 cm aproximadamente manteniendo el pellejo.

Cocerla en olla de presión con orégano, pimienta negra en grano, la hoja de laurel, comino y un diente de ajo. Cuando ésta rompa a hervir, con 20 minutos es suficiente.

Cortar el ajo, la cebolla y los ajíes en juliana (tiritas). Cuando la carne tome temperatura ambiente, la deshilachamos con las manos por su propia hebra, deshaciéndonos de la parte del pellejo.

Calentamos una sartén con un buen chorro de aceite de oliva. Comenzamos sofriendo el ajo, la cebolla, los ajíes, el orégano, el comino y la carne. La sofreímos durante unos minutos para lograr un efecto crujiente dorado con las hebras. Ponemos sal y pimienta al gusto, terminando con el zumo de los limones.

Antes de servirla le colocamos perejil previamente cortado.

El perejil no solo lo utilizo por estética y color, también le da un toque de frescura.

Los pellejos los mantengo, pues resulta que los trozos se mantienen mejor y así no se deshacen en la olla.

Los ajíes, es aconsejable utilizar distintos colores – no solo por estética, sino que diversifica los sabores.

El caldo, lo reservamos para sopas, salsas o simplemente para hacer un buen consomé con limón, viene de maravilla.

Sofrito

15 Ene

Sofrito

Es la base de nuestra cocina y la de muchos países. Estoy totalmente convencido de que nos viene de España, con la diferencia que el sofrito nuestro lleva orégano y el español no. Esta variante, digamos es la más generalizada en nuestros platos. Sobre ella se pueden realizar muchas variaciones. En las regiones orientales de nuestro país, también se suele usar el comino.

En Europa – al menos en la Europa más del norte – se conoce como salsa. Pues como decimos en Cuba: Que me pongan salsa.

 

4 dientes de ajo

1 cebolla grande

2 ajíes (pimiento) – uno rojo y uno verde

2 tomates

orégano seco

aceite de oliva

sal

 

Pelar la cebolla y el ajo, lavar los pimientos y tomates con agua corriente. Quitar las partes blancas y semillas del pimiento así como la unión con el tallo de los tomates. Cortar toda la verdura en brunoise (dados pequeños).

Calentar un buen chorro de aceite de oliva en una sartén. Comenzar sofriendo el ajo y el orégano, seguir con la cebolla y los pimientos cuando el ajo comience a tomar un color dorado, por último los tomates. Se dice que se encuentra listo cuando las verduras se duermen, o sea que pierden un poco su textura.

Recomendaciones: Es importante tener la cebolla cortada antes de colocar el ajo, pues de lo contrario el ajo se nos quema. Seguir el órden sugerido.

Salsa de ají rojo

11 Ene

Salsa de pimientos

Ají, así llamamos a los pimientos morrones. En este caso no he utilizado especies – pues mi interés era en este plato buscar solo el sabor de los pimientos rojos.

Siempre se ha dicho que la dieta del Mediterraneo es la más completa, que es muy rica pues nos ayuda a mantener el colesterol en forma y nos proporciona las calorías, vitaminas y fibras adecuadas. Considero que la dieta del Caribe es de igual forma ideal para los celiacos y los alérgicos a lácteos, proporcionando un nivel de antioxidantes únicos en el mundo. Esta salsa es un ejemplo de lo que he expuesto anteriormente.

2 ajíes/pimientos rojos

2 dientes de ajo

1 cebolla

aceite de oliva

sal y pimienta

4p

Cortar un pimiento, la cebolla y el ajo en trozos. Sofreír con un poco de aceite de oliva. El otro pimiento, asarlo en el horno, quitar la piel y juntarlo con el sofrito. Ponerlo en un caldo de pollo que solo los cubra, salpimentar a gusto y cocer durante unos 10 minutos. Batir y luego reducir unos 5 minutos.

Importante: El pimiento que hemos asado desprenderá una suerte de jugo. Es muy importante aprovecharlo pues nos da mucho sabor. Puede utilizarse un poco de vino blanco junto con el caldo de pollo, es opcional. En el caso del caldo de pollo, yo he dejado las verduras, la zanahoria, la cebolla, el ajo, un poco de puerro. Retirado el pollo, esto nos proporciona que la salsa espece sin utilizar maizena, ni harina.