Archive | Sin categorizar RSS feed for this section

¿Dónde comer en La Habana?

13 Ago

La vista de 7 Días

Más allá de los lugares comunes, conocidos y en ocasiones alborotados, en La Habana están aflorando lugares donde comer es todo un placer. Son lugares donde el producto es bueno, la atención es inmejorable y sobre todo se está creando un culto al producto. La relación calidad – precio  es fantástica y te brindan lo que tienen en sus despensas con unos toques de fantasía únicos. La imaginación y la creatividad se han impuesto ante la falta de recursos. Esos lugares suelen ser chicos, alejados de la gran urbe y los grandes hoteles (cuando me refiero a la gran urbe, me refiero a las zonas más turísticas).

Vista del 7 días_  Interior de 7 Días

Comienzo por destacar un lugar en un enclave idílico: el restaurante 7 Días ubicado frente por frente al mar. Hay muy pocos lugares en La Habana donde comer o cenar se convierten en un espectáculo visual único. Un restaurante con muy buen trato al producto, con toques propios tanto en la carta de pescados como en los postres. De igual forma con una terraza donde se pueden ver las mejores puestas de sol  de La Habana, cenar y ver el astro mayor como es engullido por el mar, sin interferencias de vehículos o aceras ya que su terraza cuenta con salida directa al mar.

Mousse de guayaba del 7 días El pulpo al pesto de 7 días

A destacar en sus platos: El pulpo al pesto y el mousse de guayaba.

Para terminar en esa terraza frente al mar cuando, como dice Kelvin Ochoa, Hace Calor en La Habana – tómate la Michelada* de 7 días!

 

 

*un trago elaborado a base de cerveza, con o sin alcohol

 

Las fotos son del restaurante 7 Días e Ibrahim Miranda

 

Contacto:

Calle 14 y Mar, Miramar, Playa

Havana

+53 7 2096889

 

La sal

9 Mar

La sal

Una cocina sin sal no es una cocina, se convierte de ipso facto en una pastelería. La sal fue la primera especie que utilizó el ser humano y sin lugar a dudas la más importante. Yo la considero un potencializador de sabores. En los tiempos en que no se contaba con la refrigeración, la sal era vital en la conservación de los alimentos y llegó a tener un valor de comercialización muy alto. En la actualidad es la especie más económica.

Tengo mis preferencias respecto a algunos platos con la sal como elemento determinante; la lubina a la sal, las papas arrugadas de Canarias, el salmón marinado en sal y azúcar así como nuestro tasajo.

En la actualidad podemos conseguir en los mercados una diversidad de sal increíble, sin lugar a dudas el mar es el mayor proveedor.

Sal fina de mesa

Sal fina de mesa, la más común, la usada en los saleros y en las cocinas domésticas. La sal fina que utilizamos en el día a día suele venir con yodo adicionado ya que contribuye a la formación de la tiroxina, evitando enfermedades como el bocio. Hay países que le adicionan fluor a la sal dado que lo consideran profiláctico contra las caries. Por otro lado están los naturistas que recomiendan el uso exclusivo de la sal marina sin adiciones. Yo la consumo con yodo – cada loco con su tema. La mayoría de los médicos y dietistas recomiendan no abusar de la sal, cuestión que yo respeto.

Sal del Himalaya

Sal del Himalaya. Está considerada como el oro rosado, se le atribuyen propiedades medicinales de uso externo y se puede usar como la sal común tanto en carnes como verduras o pescados. A mi me gusta aplicarla más bien a las carnes.

Sal gruesa

Sal gruesa, es igual a la sal de mesa, pero en un estado original antes de ser molida y tratada. Es ideal para hacer pescados a la sal, inclusive algunas verduras en sal como por ejemplo cebollas asadas en sal. En algunos países se hacen asados de carne a la sal.

Sal de escamas

Sal de escamas o gourmet o sal Maldon, al provenir de un lugar de Inglaterra con el mismo nombre. En la actualidad su consumo es ya prácticamente doméstico, pues la alta cocina ya lleva mucho tiempo entrando a los hogares. Sin embargo, su uso comercial se lo debemos a los grandes chefs. Yo no concibo unos pimientos del padrón sin sal de escamas.

Sal marina, una sal espectacular para trabajar mariscos a pesar de que en su lugar más emblemático de origen, la Patagonia, es más utilizada en carnes.

Sal negra de la India

Sal negra de la India, que se conoce como Kala Namak, es una sal muy baja en sodio y con un ligero sabor a huevo. Se suele usar en guisos vegetarianos y una colega hindú me comentó en una ocasion que suelen aplicársela a frutas como la piña para lograr una mejor digestión.

Sal con especies

La sal con sabores, como suele ser el ajo, el apio, el romero, o por ejemplo la sal de Provence con sus hierbas aromaticas. Para usos determinantes de acuerdo a la especie que se desee resaltar.

 

Recomendaciones

Tengo mi método: si sello una carne a la plancha, le coloco sal de poco a poco y en dos ocasiones; antes de salir sus jugos con el calor y al pase antes de ser recibida por el comensal.

Con los guisos, suelo salar lo justo en un inicio y luego rectificar si hace falta.

Se debe tener muy en cuenta la cantidad de sal a usar si se hace un arroz o un guiso que lleve embutidos, pues éstos últimos suelen ser salados.

Nunca coloco sal en mis adobos, de lo contrario secaría el producto.

Si el arroz blanco nos queda salado, podemos colocarle una papa cruda o un pedazo de pan duro en el centro, casi enterrado, tapando la olla para que con el calor éste absorba el exceso de sal.

Los guisos con exceso de sal, se les puede añadir un poco de azúcar o miel para rectificar el sabor.

Una pizca de sal en los postres va bien en ocasiones.

El pescado a la sal, debemos secar la pieza con un paño antes de introducirlo en sal para que, de esta forma, no se fragmente y salga limpio de sal.

Las proporciones para un marinado de salmón con sal y azúcar son de dos de sal y una de azúcar – kg de sal por kg de salmon. De igual forma se pueden trabajar otros pescados blancos.

Si cocinamos con salsa de soya, es casi mejor pasar por alto la sal.

De igual manera con las croquetas de jamón, tener mucho cuidado pues suelen hacerse con un jamón de inferior calidad cuyo contenido de sal es mayor.

Por último, el punto óptimo de sal va a gusto personal. Los cocineros debemos lograr un punto neutral, en eso consiste una de las tareas más difíciles de nuestro oficio.

Entrevista Radio Martí 1800 Online

12 Feb

Foto Radio Martí

http://www.martinoticias.com/audio/115133.html