Remolacha con vinagreta de limón y semillas de marañón

10 Nov

Remolacha con vinagreta de limón y semillas de maranón

Casi todos los cocineros tenemos lo que yo llamo el producto atravesado, pues no escapamos de tener algún mal recuerdo de la infancia, de algo que por paladar o efecto visual simplemente no entra. Conocí un gran chef que no soportaba el pimiento verde, las paellas las hacía con el pimiento entero y luego lo retiraba antes de comérsela. Uno de mis ídolos, Juan Mari Arzak, tengo entendido no puede con el pulpo. Mi historia ha sido siempre con las remolachas, no soportaba ni siquiera que me mancharan los granos de arroz. Mi madre se empecinaba en que las comiese a pesar de que siempre fui de buen comer. Hubiese sido perfecto si hubiese comido remolachas, pero quizás no hubiese sido cocinero.

Las remolachas para mi siempre han sido un reto culinario, entre otras cosas por el efecto visual que producen. Son tan hermosas que pocos productos en la cocina nos pueden dar esa pincelada roja intensa. Mi reto siempre ha sido el hacer de las remolachas algo nuevo o algo sencillo como ésta receta, pero con toques muy de nuestra cocina, tratando cada día de convencerme, que algún día las comeré con gusto.

 

400 g de remolachas

120 g de semillas de marañón

1 cucharada de aceite de oliva

sal

 

Cocer las remolachas con su cáscara por espacio de unos 40 minutos aproximadamente. Retirarlas del agua y cuando tomen temperatura ambiente, pelarlas y cortarlas en rabanadas.

Saltear las semillas de marañón con el aceite de oliva y ponerles sal a gusto.

La vinagreta de limón criollo: la encuentran en el apartado Salsas y mojos.

Las he servido con escamas de sal y germinados de girasol.

 

Recomendaciones

No pinchar constantemente las remolachas durante la cocción, pues pierden su color. Por esta misma razón, cocerlas siempre con la cáscara.

2 comentarios to “Remolacha con vinagreta de limón y semillas de marañón”

  1. George noviembre 10, 2013 a 2:31 pm #

    A mi, siempre me agradaron. Quisiera alguna aclaración sobre sus virtudes alimenticias de la remolacha, pues Mamí se desvivía en elogios cuando comía algo. A vuestra diferencia, recordarás que comer para mi y para Luisito, era una tortura. La gran Gisselle era tan disciplinada que hasta con lágrimas en los ojos, no dejaba de tragar. Y tu…..bueno a comer!!!!!!

    • Douglas Rudd noviembre 10, 2013 a 4:02 pm #

      Sí, recuerdo todo eso. También recuerdo que siempre te gustó la remolacha, como sé que no te gustan los tostones y sí las mariquitas o que prefieres la tortilla al huevo frito. Esas cosas forman parte de un cocinero, el saber qué le gusta a los suyos y qué no.
      Sin embargo, esto va de remolacha y sobre ella te digo que es muy rica en hierro, vitamina A, B y C, además de su contenido de azúcares naturales. Como toda verdura de color intenso , los vegetales suelen ser muy ricos en carotenos convirtiéndose en antioxidantes y fuentes de alimentación para el colesterol bueno (contrario al mundo animal, que suelen ser venenosos). Espero te ayude y gracias por entrar, comentar una vez más y transportarme a la infancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: