Amarillo con chorizo y maíz

30 May

Arroz amarillo con chorizo y maíz

Estoy seguro que a cualquier cubano que le cite estas palabras como adivinanza, me responderá “arroz”. Hace unos días entró en el blog un amigo de la infancia, dejó un comentario sobre un arroz amarillo con Bijol en época de crisis y luego de las fiestas de la juventud donde nos reuníamos el Brujo, el Mocho, el Fingo, Tartaleta, Mermelada, Yoyi, Sergio el loco, Pacotilla y, el autor de estas líneas, el Conde del arroz amarillo, entre otros apodos. En el barrio, todos teníamos un apodo, formaba parte de ese juego de la juventud y el humor cubano que no conoce fronteras y en ocaciones es cruel, pero muy divertido. Mi misión, encomendada por mi mismo y como dice mi amigo, era cocinar siempre algo luego de la fiesta o simplemente después de la tertulia nocturna. Creo que esa faceta de cocinero improvisado marcó un poco mi destino. El arroz como recurso y economía era la solución idónea para un grupo de hambrientos adolescentes. Ésta receta con un chorizo de menor calidad envió a casa a unos cuantos jóvenes con la barriga llena y el corazón contento.

 

400 g de arroz (tipo grano largo)

6 chorizos tipo español

3 mazorcas de maíz

2 cebollas medianas

4 dientes de ajo

1 dl de vino seco ( vino tipo amontillado)

1 cucharada sopera de puré de tomate

aceite de oliva

comino

orégano

2 hojas de laurel

pimienta negra fresca molida

Bijol

pimentón picante

sal

 

Cocer las mazorcas de maíz y retirarlas cuando estén blandas. Desgranarlas con la ayuda de un cuchillo cuando hayan bajado de temperatura. Reservar el agua.

Cortar el ajo bien fino y sofreírlo en una cazuela grande con un chorro de aceite de oliva. Seguir con la cebolla y las especias secas, luego el chorizo, la cucharada de tomate y el vino seco. Agregar el arroz previamente lavado en agua fria, seguir con los granos de maíz y remover a fuego lento, sofriéndolo todo. Poner sal a gusto y subir el fuego agregando el agua del maíz. Lo llevamos a ebullición, lo tapamos y bajamos el fuego manteniéndolo unos minutos a fuego muy lento. Lo apagamos y dejamos reposar unos 10 minutos.

La medida idónea es por cada cantidad de arroz, sea taza, vaso o en este caso gramos, ponemos 1,5 de agua.

7 comentarios to “Amarillo con chorizo y maíz”

  1. Tony Rico Rodríguez mayo 30, 2013 a 9:36 pm #

    ESE ARROZ TIENE UN TOQUE DE AÑORANZA Y QUIZÁS ALGUNOS GRANOS DE TRISTEZA.

    • Douglas Rudd junio 10, 2013 a 9:23 pm #

      Si Tony, llevas toda razón, es un oda a la juventud y aquellos tiempos .

  2. Raulo Espinoza mayo 31, 2013 a 3:30 pm #

    Que lindo plato y que rico debe de estar. Pues si, ese era un salvavidas del domingo cuando el sábado había agotado las reservas de lujo. Echale de todo un poquito y bijol, y tan tan. Qué recuerdos.

    • Douglas Rudd junio 10, 2013 a 9:19 pm #

      Espero lo disfrutes, una vez más gracias por entrar y comentar.

  3. George junio 6, 2013 a 5:11 pm #

    Quisiera que me ilustren, de ser posible. Luce, por la foto, un grano largo, pero no parbolizado. ..y a eso, y recibiendo de los que saben, quisiera llegar:

    Prefiero el arroz parbolizado, como lo tires va, en todo caso si le falta algo, sería agua, añades y nunca se pasa. Pero he escuchado criterios, más allá de los gustos, del estilo oriental de hacer el arroz, donde el parbolizado es casi mala palabra. La realidad, mi realidad, es que probé un arroz paquistaní, se consigue relativamente fácil y otros, vietnamitas , entre ellos, nunca parbilizados y el aroma y sabor, es superior, que el parbolizado.
    La gente que cocina, como profesión….me pudieran ayudar?
    Luego, luego vienen los gustos…. ahí meterse siginifca problemas, porque para un cubano el arroz debe ser lanzando sobre la mesa, una vez cocinado, y cada grano, deberá quedar reluciente y separado, del otro.

  4. Felipe Brito (El Mocho) junio 8, 2013 a 2:11 am #

    “Mi hermano Douglas….. Cuantos recuerdos al leer tu plato de arroz amarillo. Se me hizo la boza agua leyendolo, pero añoro tanto aquel que hacias con bijol. Quizas algun día todos los amigos que estamos desperdigados por el planeta, incluido los que quedaron en Cuba, nos podamos sentar juntos a disfrutar de un arrocito amarillo hecho por ti, ya que como dice el dicho, “No hay mejor salsa que el hambre” “ni mejor mesa de lujo que la de los amigos.”

    • Douglas Rudd junio 10, 2013 a 7:49 pm #

      Felipe, es un placer que entres y comentes. Tus comentarios por traspolarme a la juventud, alimentan mi proceso creativo. Sin lugar a duda, mis mejores clientes son siempres mi familia y mis amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: